Actividades del Centro de Medicina y Psicoterapia Humanistas

Formación en Terapia Gestalt

FORMACION EN TERAPIA GESTALT
FORMACIÓN DE GESTALT CACERES PLAZO DE MATRICULA ABIERTO COMIENZO: Día 27 de ENERO 2017. DURANCIÓN: 605 horas, estructuradas en tres ciclos anuales (Básico, Superior y de Supervisión), con un...

PRÓXIMA PROMOCIÓN ENERO 2017 

 

informacion PRÓXIMA PROMOCIÓN ENERO 2017

Ágora

Es un lugar con vocación de prestar un servicio profesional de ayuda en temas de salud, al mismo tiempo que fomentar el conocimiento y bienestar personal desde los ámbitos de la Psicoterapia y la Medicina.

Estamos involucrados también en temas de educación, fundamentalmente en la formación de profesores con la intención de mejorar sus conocimientos sobre las dinámicas emocionales y dotarlos de mejores herramientas personales y técnicas para dirigir grupos de alumnos con mayor eficacia y satisfacción.

Así mismo queremos que sea un lugar de divulgación y realización de actividades encaminadas a ampliar nuestra conciencia: corporal, emocional, social y espiritual, para contribuir entre todos con un poquito más de paz y motivación amorosa a nuestro entorno.

La Psicoterapia Gestalt.

La Terapia Gestalt está encuadrada dentro de las Psicoterapias de orientación humanista.

La Terapia Gestalt es una filosofía que desarrolla una profunda fe en los procesos naturales y autorreguladores de las personas para atender a sus necesidades; implica tanto una teoría psicológica como una práctica con un conjunto de técnicas y métodos; y por último es una actitud que se sustancia en lo que Claudio Naranjo llama el triple eje de desarrollo: presencia, conciencia y responsabilidad.

Así mismo es objetivo importante desarrollar la capacidad de estar centrados en el presente, de “conectar” con el aquí y ahora de nuestras vivencias, lo que pone de manifiesto los condicionamientos emocionales y los temas pendientes de resolver que impiden desarrollar toda la capacidad de respuesta ante los conflictos actuales así como disfrutar de la plenitud que nos ofrece la vida momento a momento.

El objetivo explícito de la Terapia Gestalt es que las personas puedan aprender a reconocer las propias necesidades y sentimientos que tenemos en las relaciones, dando legitimidad para vivirlas y expresarlas con conciencia y responsabilidad. También que las personas logren lo que en realidad son; es decir, ir aceptando y “haciendo espacio” a todas sus inclinaciones, contradicciones y voces interiores, y logrando integrarlas en una vida bien orientada y valiosa, tanto para sí como en las relaciones en que vive.

La Homeopatía.

La Medicina Homeopática utiliza sustancias naturales de origen mineral, vegetal y animal que provocan un estado tóxico con su cortejo de sensaciones, síntomas y signos, estados emocionales y psicológicos específicos en la persona sana que los ingiere, a modo de una enfermedad.

Cuando una persona enferma acude buscando alivio, se comparan sus cualidades patológicas con el compendio de las sustancias nocivas investigadas, prescribiendo el o los medicamentos con mayor similitud, pero en dosis tan pequeñas que ya no tienen el poder tóxico, sino el de estimular las capacidades del organismo para sanar de manera específica para esa persona y esa enfermedad. Es decir, “lo semejante cura a lo semejante”.

La Homeopatía podemos considerarla como un complemento, y en ocasiones como el tratamiento principal, de la mayoría de los sufrimientos que nos aquejan, tanto en lo somático como en lo psicológico, pues trata al enfermo y a la enfermedad buscando las causas físicas y la dinámica vital del enfermo, en relación con su entorno.

La Psicosomática.

Aunque en la enfermedad enfocamos fundamentalmente la vertiente somática, el organismo total o la persona como un todo está involucrada. La enfermedad es el resultado de un proceso en el que múltiples factores intervienen: emociones, formas de pensar y comportamientos que en relación a situaciones vitales conflictivas nos generan tal malestar que puede llevarnos a enfermar. Hábitos inadecuados, estrés, insuficientes recursos personales para afrontar conflictos interpersonales, insatisfacción crónica, dolores emocionales mal integrados y enfocados… generan un proceso psicofísico que puede desembocar en la enfermedad.

A partir del conocimiento de la fisiología y del funcionamiento orgánico alterado que supone la enfermedad y que en general tenemos bien conocido, trabajamos los aspectos vivenciales que están relacionados con el órgano o la función alterada y su forma patológica actual, no como aspectos puramente somáticos, sino en sus vertientes existenciales y relacionales.

De esta forma, igual que la enfermedad se instauró, “sanando” nuestra vida también se modifica el curso de la enfermedad hacia la salud.